DAMA


“Una persona que busca el refinamiento, el desarrollo y otras cualidades”.

La dama percibe que necesita cualidades, ciertas virtudes y valores elevados que ya no son convencionales en la sociedad actual. Probablemente, ella ya posea ciertas cualidades heredadas de sus padres, por ejemplo, pero está plenamente consciente que necesita desarrollar otras y así, se decide a buscarlas. Percibe también que no puede vencer a menos que otras personas también venzan y que, al final, nada importa si no tenemos respeto, nobleza, paciencia, cuidado y otras virtudes en este mundo.

Así, da un paso fuera del ajetreo y del bullicio de la vida que  solamente es sobrevivir y en la que nos damos vueltas en los primeros dos niveles. También aprecia  sentimientos muy refinados, puros y nobles de la vida. La dama es feliz cuando otra persona alcanza el éxito, incluso si estas mismas personas no son parte de su propia familia o círculo de amigos.
Desea entregar una contribución verdadera y fiel a la sociedad, a la vida y no sólo quedarse haciendo el mínimo esfuerzo. Toma la resolución de elevarse, de esmerarse; se fija una meta noble en la vida y sabe que el desarrollo en este nivel no es automático. Por esta razón tiene cuidado con la arrogancia, con la posibilidad de volverse esnob e impaciente con otros que no consideran al mundo de la misma manera que ella.